22.7 C
Maravatío de Ocampo
19 julio, 2024
Vive Maravatio – Agencia de noticias del Oriente
DESTACADO MICHOACÁN

Reflexión al propósito del próximo fin de cursos del ciclo escolar

Por el Profr. Juan Miguel Núñez Santillán.

Hola que tal mis dilectos lectores, nuevamente aquí con ustedes para compartir temas de reflexión, ahora en esta ocasión de un tópico de resultados académicos a propósito del próximo fin de cursos de este ciclo escolar 2023-2024. Cómo ustedes tienen conocimiento de que la evaluación es por trimestre, ya fueron evaluados 2 de ellos y faltaría uno por ser evaluado. En la historia que les quiero compartir del presente texto, la vamos a situar de manera imaginaria en el mes de junio del presente año fecha en que los maestros y maestras citaran a los padres y madres de familia para entregar los resultados de calificaciones de los alumnos. Por supuesto que son momentos de nerviosismo, de comerse las uñas y hasta temor de ver los números que se verán y he aquí la historia en la cual tu papá o mamá pueden ser los protagonistas junto con tus hijos o hijas y si la lees detenidamente vas a descubrir a quien va dirigida la evaluación del tercer trimestre, adelente y has tu propia reflexión.

“Es miércoles 8:00 am., llegué puntual a la escuela de mi hijo. – No olviden venir a la reunión mañana, es obligatoria- fue lo que la Maestra me había dicho un día antes.
¡Pues que piensa esta maestra, que podemos disponer fácilmente de su tiempo a la hora que ella diga! Si supiera lo importante que era la reunión tan importante que yo tenía a ésta hora ¡. De ella dependía un buen negocio y tuve que cancelarla.

Ahí estábamos todos, papás, mamás. La maestra empezó puntual agradeciendo nuestra presencia y empezó hablar. No recuerdo qué dijo, mi mente divagaba pensando cómo resolver ese negocio tan importante, ya me imaginaba comprando una televisión nueva con el dinero que ganaría.

Juan Rodríguez ¡-escuche a lo lejos, no está el papá de Juan Rodríguez?, dijo la Maestra.
Si, aquí estoy, contesté pasando al frente a recibir la boleta de mi hijo.

Regresé a mi lugar y me dispuse a verla. – ¿para esto vine?, ¿qué es esto? La boleta estaba llena de seises y sietes. Guardé las calificaciones inmediatamente, escondiéndola para que ninguna persona viera las porquerías de calificaciones que había obtenido mi hijo.

De regreso a casa aumentó más mi coraje cuando pensaba: “pero si yo te lo doy todo, nada te falta, así que ahora te va ir muy mal. Llegué a casa, azoté la puerta y grité; Ven acá Juan.

Juan estaba en el patio y corrió abrazarme y saludarme ¡Papá! ¡Qué papá ni que nada! Lo retiré de mí, me quité el cinturón y no sé cuántos azotes le di y al mismo tiempo le decía lo que yo pensaba de él. Y te me vas a tu cuarto a encerrarte….

Juan se fue llorando, su cara estaba roja y su boca temblaba, el dolor de los golpes tambaleaba su cuerpo.

Mi esposa no dijo nada, sólo movió la cabeza negativamente y se metió a la cocina a seguir con sus quehaceres.
Cuando mi fui a costar, según yo más tranquilamente, mi esposa se acercó y entregándome la boleta de calificaciones de Juan, que por cierto estaba dentro de la bolsa de mi saco, me dijo:

Léelo despacio y después tomas una decisión. Al leerla, vi que decía: BOLETA DE CALIFICACIONES, CALIFICANDO A PAPÁ.

01.- Por el tiempo que tu papá te dedica a conversar contigo antes de dormir: 6
02.- Por el tiempo que tu papá te dedica a jugar contigo: 6
03.- Por el tiempo que tu papá te dedica ayudarte a tus tareas: 6
04.- Por el tiempo que tu papá te dedica saliendo de paseo con la familia: 7
05.- Por el tiempo que tu papá te dedica a contarte un cuento antes de dormir: 6
06.- Por el tiempo que tu papá te dedica a abrazarte y saludarte. 6
07.- Por el tiempo que tu papá te dedica a ver televisión contigo: 7
08.- Por el tiempo que tu papá te dedica para escuchar tus dudas o problemas: 6
09.- Por el tiempo que tu papá te dedica para enseñarte cosas nuevas: 7

CALIFICACION PROMEDIO: 6.33

Los hijos habían calificado a sus papás. El mío me había puesto seis y sietes (sinceramente merecía menos). Me levanté y corrí a la recamara de mi hijo, lo abracé y lloré. Me hubiese regresado al tiempo, pero eso era imposible, ya lo había maltratado y golpeado…. Juanito abrió sus ojos, aún estaban llenos de lágrimas e hinchados de tanto llorar, sin embargo, me sonrío, me abrazó y me dijo: Te quiero mucho papito, cerro sus ojos y se durmió….

La reflexión y el desenlace de la historia es tuyo, yo solamente opinaría que mientras no aprendamos a darle el valor adecuado a todo aquello que nos relaciona con los valores de los hijos, no estaremos contribuyendo al éxito de ellos en sus vidas.

Y finalmente una pregunta: ¿Te has puesto a pensar que calificaciones nos darán nuestros hijos hoy en día?, Si aún estas en condiciones de tener el afecto de tus hijos o hijas, esmérate por sacar buenas calificaciones.

NOTA: UNA MAESTRA ME REGALÓ EL PRESENTE TEXTO Y LE PEDI EL PERMISO PARA ANALIZAR Y PUBLICARLO CON ALGUNAS INSERCIONES PERSONALES.

 

Notas Relacionadas

Pago retroactivo a docentes se entregará la segunda quincena de julio: SEE

admin

Mujeres Purépecha, guardianas del maíz del lago de Pátzcuaro: Especialista de UNAM Morelia

admin

Arranca operativo Vacaciones Seguras; participan más de 700 elementos

admin

Conoce estas opciones para estudiar la prepa sin dejar de trabajar

admin
Cargando....