Home » DESTACADO » Extraordinarios beneficios del diente de león en la salud

Extraordinarios beneficios del diente de león en la salud

El diente de león, llamado así principalmente por las pequeñas y recortadas hojas que posee, es una planta vivaz que crece en todas las regiones del mundo, y viene a ser ideal como depurativo cuando, por ejemplo, deseamos facilitar las distintas funciones de eliminación tanto digestivas como renales.

El diente de león es probablemente una de las plantas medicinales más populares y conocidas, ya no solo por sus increíbles beneficios y propiedades sino porque antaño -y hoy en día- forma parte de los juegos de muchos niños cuando la toman entre sus manos y soplan sus pelillos de color blanco, los cuales desaparecen poco a poco llevados por el viento. Entre otros aspectos el diente de león estimula la secreción de los órganos de la digestión, por lo que, precisamente, se utiliza en casos de trastornos digestivos en general (estreñimiento o hígado perezoso), y en hipoacidez gástrica.

No en vano, científicamente se ha demostrado que el diente de león es capaz de aumentar de entre 2 a 4 veces la secreción de la bilis. Y es por ésto por lo que es recomendada para, por ejemplo, estimular aquellos hígados que sean “perezosos“.

También es importante sus beneficios en lo que se refiere a su acción sobre los cálculos renales, por su acción tanto diurética como laxante, si se me permite la redundancia.

 

 

 Beneficios del diente de león:

Remedio para la diabetes
Es muy frecuente que se use el diente de león para las personas diabéticas. Su raíz tiene azúcares fáciles de digerir.

Trata problemas renales y urinarios
Esta planta “pissenlit” (cuya traducción directa sería “orina en la cama”). Esto es así porque durante mucho tiempo el diente de león se ha usado para estimular el trabajo de los riñones.

También ayuda a purificar estos órganos, a remediar infecciones urinarias y a eliminar las piedras o cálculos. Tiene un excelente poder diurético que no provoca pérdida de potasio como ocurre con los demás.

Mejora el aparato digestivo
Es un suave laxante, un tónico amargo que estimula el apetito en personas convalecientes, aumenta la producción de bilis, alivia el estreñimiento y los trastornos gástricos.

Causa bienestar hepático
El diente de león es muy recomendable para eliminar las toxinas que se acumulan en el cuerpo y, como consecuencia, está relacionado con la buena salud del hígado. Esta hierba se emplea para tratar la hepatitis, la ictericia y el cáncer o los tumores hepáticos.

A su vez tiene propiedades depurativas para limpiar la sangre y evitar la intoxicación alimentaria o química. También purifica la sangre de grasas (colesterol) y ácido úrico.

Es un tónico de belleza
La planta se ha usado durante muchos años para aliviar las erupciones, el eczema o la psoriasis, entre otras condiciones dérmicas.

Si se realiza una infusión con un puñado de flores de diente de león en una taza de agua hirviendo y se deja enfriar es perfecta para lavar heridas (embeber un algodón y pasar por el área afectada).

Trata la anemia
La achicoria amarga tiene una gran cantidad de hierro en sus hojas y puede utilizarse para prevenir o reducir la anemia. También permite que el cuerpo se recupere después de que este nutriente haya permanecido en déficit durante mucho tiempo.

Es muy bueno para las mujeres embarazadas que suelen tener anemia durante la gestación.

Ayuda a la salud ocular
Las personas que tengan ceguera nocturna o probabilidades de padecer alguna deformación macular pueden consumir diente de león para incorporar vitamina A, beta-carotenos y helenina.

Estos 3 nutrientes estimulan la captación de luz y protege la vista.

Trata várices y hemorroides
La razón es la cantidad de taninos que esta planta presenta. Ofrece sus propiedades relajantes y calmantes para aliviar problemas circulatorios externos o periféricos como es el caso de las várices y las hemorroides o almorranas.

En estos casos es conveniente realizar baños de asiento con el líquido resultante de la decocción de un puñado de hojas de diente de león, o bien pasar una bola de algodón embebida en el té.

¿Qué partes se consumen del diente de león?

Durante la primavera es la mejor época para recolectar los brotes tiernos de las hojas si las queremos comer frescas en ensaladas. También se pueden guardar en un saco de tela para que se sequen.

Las raíces se recogen a finales del verano o en invierno y se conservan en un recipiente de vidrio con tapa hermética.

Las partes que se utilizan de la achicoria son:

Hojas
Son como una especie de espinacas y se comen crudas en ensaladas o bien cocidas para rellenar tartas, por ejemplo. Tienen un sabor más bien amargo cuando tienen cierto tiempo, en la planta por ello se aconseja comer brotes tiernos o pequeños.

Algunas personas beben una infusión hecha con las hojas secas para fines medicinales.

Flores
Antes de que abran se pueden encurtir en sal y vinagre como ocurre con las alcaparras. Se pueden freír o añadir frescas a las ensaladas.

Raíz
Cuando la planta tiene 2 años o más (es adulta) se puede cortar una parte de su raíz, tostar y utilizar como un sustituto de la cafeína para hacer infusiones.

Con información de natursan.net y mejorconsalud.com
Tags

COMENTARIOS